viernes, 14 de mayo de 2010

Una vivienda ("ruka") digna construida casi sin recursos en medio de la catástrofe Curanipe terremoto - tsunami 2010 (en edición)

Por Juan Contreras Bustos


Foto: Consultorio y edificio municipal en Curanipe

Foto: nuestro muro de contención de concreto desmoronado producto del terremoto

A inicios de marzo del 2010 me encontré viviendo el drama de dar una casa segura a mis padres ancianos, quienes habiendo vivido el terremoto – tsunami en la suya de adobe y techo de tejas de 100 años, se encontraban junto a otras 170 personas montaña arriba en el albergue de la sede social de Cerros Pelados, compartiendo dormitorio, baños y alimentos en condiciones de precariedad máxima.

A la par de la escasez de casas habitables y seguras en Curanipe, se sumó la subida de los arriendos, siendo la media de $ 150.000 por una de las pocas disponibles del tipo subsidio; se debe considerar que esta cantidad es similar al sueldo mínimo que gana mensualmente un chileno tipo.

Marzo y luego “Abril, lluvias mil...” se suele decir, menudo problema entonces.


Foto: entre nuestra casa de tejas y la blanca a la derecha se divisa la playa y el mar

Es importante comentar que, hasta el día de hoy existen grandes dificultades para conseguir materiales de construcción, entre éstos latas onduladas para techo,
asi como de las lisas en "v" para paredes. En mi caso únicamente pude encontrar de 3.66 mts. ondeadas
y de 2 mts. lisas; eso modificó el diseño y trazado original de la construcción, ya que decidí dejarlas íntegras sin cortar para no perder material valioso.

Esto produjo que necesariamente debí acercarme a las líneas medianeras,
se agregó la forma de rombo del terreno
y la ineludible evitación de los baches y pendiente de éste
imposibles de corregir por un hombre trabajando solo
(vayan mis disculpas a la Direccion de Obras).

(Para ampliar las fotos haz click sobre ellas)

Aprovechando la experiencia de cinco años atrás, momento en que construí mi casa usando algunos principios de nuestra cultura ancestral, decidí hacerles una similar: con postes impregnados de 2.40 mts. x 12 cms. para el basamento, de 2.40 mts. x 8 cms. para los refuerzos diagonales y uno de 3.50 mts. x 15 cms. como pilar central, varas de eucaliptus recién cortadas para el envigado y varillas del techo (una vez se secan es muy difícil trabajarlas), "tapas" (tablas brutas de 11 cms. de ancho y 2.5 de espesor aprox.), planchas de zinc onduladas de 035 mm. para el techo y corredores, paredes exteriores de latón ("zinc en v" de 035 mm.), interiores de paneles de viruta aglomerada ("OSD"), aislación de poliestireno expandido ("Plumavit") de 5 cms. en techo y murallas, marcos de ventanas de "tapa", piso de ladrillo, el gasto final estimado bordeará los $ 2.000.000 (US$ 4.000).


Nos fuimos entonces junto a mi viejo a una Caja de Compensación
en Cauquenes, solicitando un préstamo por un millón de pesos (US$ 2.000).
Provisto con dinero, sin darle más vueltas me lancé a edificarles una "ruka".
Con las autoridades municipales damnificadas y el edificio municipal arrasado,
siendo el pueblo un caos completo,
sin esperar autorizaciones, que en esos momentos y en éstos a quien puede importarle,
comencé labores despejando el terreno elegido
("Más ayuda quien no estorba" y sobre todo quien nada pide)

Ubicando el sitio más plano y que no requiriera nivelación con personas ni maquinarias
(pues no los había en ese momento) planté los primeros postes
de 2.40 de alto x 12 cms. de diámetro.
Dejando bajo tierra 40 cms., empotrados en mezcla liviana de 1 de cemento y 6 de arena
aplomándolos estuvieron listos en algunos días.


Para dejar bien cuadradita la casa usé el teorema de Pitágoras:
3, 4 , 5
un lado del triángulo debe medir 3, entonces el otro 4 y la diagonal 5
¡Muy fácil!

Luego clavé las "tapas" (tablas brutas) en forma horizontal sobre los postes,

instalando a continuación los refuerzos diagonales ("vientos") usando pilotes de 2.40 mts. x 8 cms.; por el frontis "tapas" verticales traslapadas y por los costados planchas de zinc en "v".

Pinté con aceite quemado las maderas que no eran de las "impregnadas"

para protegerlas de la humedad.

El espacio entre las latas en "v" de las paredes y el piso lo rellené con trozos de escombros. concreto, ladrillos, etc. todo unido con mezcla liviana de arena 90 % y cemento 10 %.











Sobre esta estructura base irán las planchas aislantes de "Plumavit"

y cubriendo todo paneles de "OSD" o aglomerado especial para el efecto que formará la cubierta de las paredes

En este lugar irá el tubo de salida de gases de una estufa a leña, por lo cual aislé con zinc interior el sector elegido (para evitar eventual sobrecalentamiento de maderas y material combustible)

Una vez que estuvieron plantados los pilotes que forman las paredes,

puse el poste central enterrado 70 cms. rodeado de piedras grandes

y mezcla de cemento y arena (1 a 9)

Luego apoyé desde las esquinas las varas de eucaliptus que dieron origen al enmaderado
para el techo,
para esto hice un pequeño lazo con cordel en las horizontales también de varas y postes esquineros,
deslizando las piezas una a una hasta anclarlas con grandes clavos al poste central,
haciéndoles un afilado que permitiera apoyar los ocho brazos primarios.
Es importante instalar una vara entre las "carreras" (las piezas horizontales sobre los pilotes)
para evitar que durante el armado la estructura pudiera eventualmente abrirse. Una vez que se hace el entablado sobre el evarillado del techo, la estructura quedará absolutamente indeformable...
Las planchas onduladas caen directamente sobre los pilares que formarán los corredores, no necesitándose mayores refuerzos en sentido horizontal. Para lograr el objetivo propuesto se deberá trabajar avanzando cada vez
por metas precisas... por ejemplo:
"Hoy pondré las 8 varas primeras que formarán el techo".
Probablemente no alcances en el día, pero terminarás al siguiente y quedará aún
medio día para enfocar la siguiente tarea...
Sugiero no hacer grandes esfuerzos, sino suaves, sostenidos y de larga duración

Deberá instalarse canaletas para las aguas lluvias, éstas pueden ser hechas de tubos de PVC de 110 mm. para alcantarillado cortados por la mitad con una "galletera" (amoladora), luego montadas sobre ángulos de madera, tablitas, o soportes de metal dependiendo de la distancia que se haya dejado como voladizo.

Otra alternativa es hacer pequeños agujeros en el borde de las planchas de zinc y mediante unos lazos de alambre de cobre se cuelga directamente de éstos las canaletas de PVC.

Podrá mejorarse la evacuación haciendo en el suelo una canal paralela a los postes de los corredores.

Los pisos de los corredores serán de ladrillos montados sobre arena común de duna.

Es muy importante identificar el norte para proteger a la construcción del viento y de la lluvia; con mayor razón valga la sugerencia para los contratistas del Estado y ONGs que ejecutan mediaguas y casas de emergencia, están dejando calefones y puertas expuestos que serán un dolor de cabeza para los futuros habitantes.







Instalando las ventanas: para hacer los marcos usé tablas de 8 pulgadas cepilladas; una vez consiga los vidrios los fijaré mediante piezas de 1/4 de rodón, también sirve hacer varillitas a partir de "tapas".

Los marcos se fijan con clavos de 2 pulgadas a las "tapas" verticales que nos permiten formar la pared

Una vez puestos los marcos se comienza a instalar los paneles de aglomerado, te recuerdo que previamente habremos puesto el poliestireno expandido ("Plumavit") y si lo deseas pon fieltro antes de cerrar





El fieltro evita que el panel aglomerado toque directamente con la base de cemento





Detalle del marco de la puerta de entrada, lo fijé con tirafondos grandes (los traje del almacén de pernos en la primera cuadra de la calle Chacabuco en Estación Central, Santiago)




Un esfuerzo individual para construir un refugio antes del invierno, de manera digna, sin ayuda del Estado y con muy poco dinero.

Si te interesa comunicarte con Juan: jassin999@yahoo.com.mx


Para leer primera parte

El "tata Pancho", "la abu Ana" y "R2" (Ar-Two") esperando su casa...


2 comentarios:

¬ dijo...

Recién me he enterado que los contratistas autorizados por Aguas Nuevo Sur, están cobrando entre $ 400.000 a $ 600.000 por realizar la conexión a la red de agua potable a los damnificados de Curanipe.

¿Quién controla esto?

¿El "libre mercado"?

¿El mismo "libre mercado" que permitió que se cobrara un yogurt en 6 veces su valor habitual luego del terremoto?

Estamos frente a un oligopolio de contratistas que fijan precios de manera arbitraria.

El agua es un DERECHO HUMANO.

¬ dijo...

Los precios mencionados equivalen a US$ 1.000 aproximadamente.